53. Los Clefas Contraatacan (Crónica Completa)

Autor: El Clefas 2.0


Cochabamba, Bolivia, 18 horas:

La fortaleza Clefera de la coronilla estaba siendo atacada por los miembros de El Cartel Family filial Cochabamba.

El Brayan, aturdido por la inesperada embestida, se refugio en la terraza de la fortaleza. Lo acompañaban la Yenni y los sobrevivientes de el Clan Clefero, el cual antiguamente fue uno de los más poderoso en la ciudad.

-“Vacilones estos llogallas duke, nos van a hacer mierda” ,  dijo un tanto preocupado el Maicol.

-“Cállate maricón, les vamos a sacar su puta a estos k’ewas”,  exclamó furioso El Brayan.

13537686_817534405043835_8158307827736827883_n

La derrota era inminente. Los valientes cleferos conscientes de esto, inhalaron la sagrada clefa. Ésta les dio el valor y la fuerza necesaria para enfrentar a los invasores. Bajaron y comenzó la pelea. El Brayan lanzó sus temidos planchazos a la cara, el Maicol repartía warak’asos a diestra y siniestra, en tanto el Brandon despojaba de sus billeteras a los adversores caídos.

Así transcurrió esta batalla épica, los valientes cleferos aguantaban las hordas y hordas de llogallas qué llegaban en bicicletas y monopatines. Los Clefas demostraron ser unos cleferos de clase alta, pero aquellos llogallas eran demasiados y no pudieron hacer nada cuando empezaron a usar tácticas de combate bilstermanista como 8 vs 1, o arrojar piedras desde lejos.

Finalmente los cleferos quedaron apabullados y fueron sometidos. La fortaleza Clefera había caído.

2C4F799A05294F71BFCF254F71BFB0.jpg

Paso el tiempo y la fortaleza fue convertida en la base principal del Cartel Family filial Cochabamba, donde sus miembros presumen lo rudos que son al subir fotos editadas con Retrica al Feisbuk.

Esta fue una época oscura para la comunidad Clefera.

No obstante todavia existía un rayo de esperanza, no todo estaba perdido. La Yeni, una de las pocas sobrevivientes del ataque,  emprendió la búsqueda del único que podría restaurar la dinastía Clefera, el único que podría dominar los efectos de la Legendaria Clefa Sagrada y recuperar la fortaleza. Muchos creían que  este héroe había sido asesinado y botado en bolsa de yute al basurero de k’ara k’ara, pero no, El Clefas aún estaba vivo y era el único que podría imponer el orden en la Coronilla…


EN BÚSQUEDA DEL GRAN CLEFLAS 


La Yeni se encontraba buscando al gran Clefas,  el cual según los rumores se había instalado en cerro San Miguel o Huayrak’asa, pero por esos lares nadie le daba pistas de el paradero de el antiguo líder.

El Clefas había desaparecido sin dejar rastro, pero fue entonces que se escucho rumores que alguien trataba de comercializar la exquisita clefa sagrada. Confiando en que se trataba de El Clefas, la Yeni siguió la pista y antes de llegar al punto de referencia. Lo encontró botado debajo del puente. Claramente lucia demacrado y se notaba que inhalaba clefa de mala calidad típica de bilstermanistas. Ya no era ni la sombra de lo que un día fue.

12806184_759849000812376_5284593236903144245_n.jpg

La Yeni, al verlo en semejante estado, lo llevo a su guarida secreta ubicada cerca de El Cristo donde El Clefas pudo recuperarse y contarle su triste historia.

Resulta que una noche, después de cobrar muchos tubos en la Pampa, éste regreso a la fortaleza de la coronilla, ansioso por mostrarle a la Yoselin, su minita, la flamante bicicleta qué había robado para que ambos paseen por la ciclovia.

Sin embargo, al abrir la puerta se encontró a la Yoselin perreando con el Kevin, a punto de chaparsela y metiéndole mano. Ante tal escenario El Clefas cegado por la furia sacó su Navaja Legendaria y lo embistió para punzarlo. No obstante El Kevin reaccionó a tiempo y saco su palo de escoba. Acto seguido los dos hombres emprendieron en bravo duelo. Desde el principio se noto la superioridad de El Clefas, era muy rápido para El Kevin el cual únicamente atinaba a dar escobazos al aire.

Finalmente El Clefas acertó el golpe de gracia contra su oponente, que moribundo balbuceo:

-“Perdón chibolo, es que tu mina estaba rica y ya no me aguantaba”.

-“Vacilas fuerte llogalla, ahora muere por arrecho”, exclamó el Clefas mientras introducía la punta de su Navaja Legendaría en el cuerpo inmóvil del Kevin.

Pasaron los días y El Clefas cayo en cuenta de lo que había hecho, matar a un miembro del clan estaba penado con la expulsión y la vergüenza de llevar la polera del bilster por toda la vida.

Sintiéndose culpable, tomo todas sus reservas de clefa y huyó a los bosques cerca de Taquiña, ahí se interno por meses sobreviviendo a base de clefa, un auto castigo qué el llamo “Clefeada Verde“.

Toco fondo muchas veces y llego incluso a comprar la despreciada clefa bilstermanista, que atrofiaba el cerebro y te volvía homosexual. Así fue a parar debajo de aquel puente en el que fue encontrado por la Yeni.

13254138_802516339878975_5075935460580841919_n

Después de haber contado su historia El Clefas se enteró de la invasión de la coronilla por los llogallas del Cartel Family, esto lo enfureció mucho, pues no podía permitir que el salón de honor, donde se organizaban las memorables fiestas cleferas, ahora sea un lugar donde unos llogallas se tomaban selfies y amenazaban a la gente del feisbuk a través de sus móviles Huawei sacados de Tigo a 18 cuotas.

Simplemente no podía soportarlo, se armo de valor, desempolvo su moto kyngo sin escape y fue a recuperar las instalaciones de la coronilla. Estaba equipado con sus dos ondas, su navaja de hatori hanzo, y por supuesto lo esencial, dos botes de Clefa sagrada. El ataque era inminente.


LA  BATALLA FINAL 


El Clefas estaba listo para entrar en combate, aceleró su moto Pegasus hasta llegar a la increíble velocidad de 42 k/h. Eludía el tráfico Cochabambino con arriesgadas maniobras y de paso se jalaba unos cuantos bolsones del  las numerosas incautas señoras que caminaban tranquilamente por las calles de la Llajta.

Llego a la Colina de San Sebastián, eliminó al centinela del Cartel Family de un potente warak’aso en la nuca y estacionó su Pegasus en un lugar estratégico. Inhalo un poco de la Clefa Sagrada para inspirarse y tomar valor. Atacaría por la retaguardia.

13907138_846117738852168_2208535796898919510_n.jpg

Divisó a lo lejos a dos centinelas, qué resguardaban la parte trasera de la fortaleza Clefera. El Clefas los sorprendió y los dejo dormidos con algo más potente que el cloroformo mismo, un calcetín suyo.

Reducidos los llogallas entro a la fortaleza, donde contemplo un asqueroso panorama: decenas de llogallas del Cartel Family estaban reunidos en una especie de fiesta, la mayoría sacándose selfies con Retrica desde sus Huaweis, otros fumando cigarros mentolados. 

Nadie perreaba, nadie se clefeaba…El Clefas le dio un planchazo en la espalda al qué parecía ser el líder, entonces todos los llogallas giraron para ver al intruso.

-“Han cagado llogallas, por el poder y autoridad que me otorga la Clefa Sagrada, debo desterrarlos de mi fortaleza“, gritó valientemente El Clefas.

Algunos llogallas entre la multitud respondieron:

-“¡Andate a la mierda llogalla, chupala!”
-“Vacila fuerte este cumpita, hay que sacarle su puta!”
-“No estas ni pa mi zurda chibolo!”
-“Biba eL BiLsteRmAn!

Acto seguido, El Clefas inhalo la Clefa Sagrada y se preparo para sacarle la mierda a los llogallas del Cartel Family. No obstante, rápidamente éstos se adelantaron e hicieron una especie de círculo de la muerte alrededor del valiente clefero.

Entonces, de entre los llogallas salió un gordo bastante alto, El Clefas se sacó la polera para demostrar su físico de k’epiri de mercado y el gigante hizo lo propio, lo cual no intimidó a El Clefas, pues éste comenzó la pelea con un planchazo al pecho que ni movió al gordo ya que respondió enseguida con puñetazos, que si bien eran bastante lentos llevaban mucha fuerza.

El Clefas logró conectar uno a la cara seguido de un potente warak’aso (técnica ancestral de los aguerridos tinkulis). El gordo trastabilló y le temblaron las rodillas. El Clefas supo que era el momento para liquidar a la bola humana, éste atacó con buenos golpes, combinaciones al cuerpo y a la cara pero el gordo lanzaba contraataques qué eran esquivados con asombrosa frialdad. No obstante El Clefas atacaba despiadadamente. El poder que le había otorgado la Clefa Sagrada empezaba a notarse. El gordo ya ni podía con su alma, trataba de abrazar a El Clefas para detenerlo, pero la diferencia de técnica y velocidad era abismal.

El Clefas atacó, un recto al cuerpo, un gancho al hígado, un derechazo, otro derechazo, !alguien que pare esta masacre!, conecta un gancho al mentón, y otro derechazo y otro y otro, el gordo no sabe ni donde esta, El Clefas lanza un warak’aso y define el combate, el gordo cae pesadamente en un charco de sangre y los llogallas lo socorren. El Clefas retiene su campeonato regional. El gordo fue vencido…

Ante tal demostración de poder y domino de la Clefa Sagrada, los restantes miembros del Cartel Family huyeron despavoridos, dejando en el camino sus cigarros mentolados y celulares Galaxy S4.

El Clefas lo había logrado, había recuperado lo que antiguamente fue la fortaleza clefera mas grandiosa que la historia de Cochabamba había presenciado. 

Desde entonces dice la leyenda que en las noches de luna llena se puede ver al Clefas en la cima de la Corollina, mirando al vació con cierto aire de nostalgia  y siempre con su botecito de clefa en la mano izquierda.

De la Yenni no se supo más, algunos dicen que no pudo con la tristeza de haber perdido a sus antiguos compañeros del Clan Clefero y se suicidido. El Clefas la encontró tristemente muerta a las orillas de la Laguna Alalay. No pudo contarle su azaña y que había recuperado la fortaleza.


¿FIN?


13166026_792145810916028_2464348679356020018_n

 

2 comentarios en “53. Los Clefas Contraatacan (Crónica Completa)”

  1. El Clefas 2.0, cómo empezar. No te conozco, probablemente nunca te conoceré pero creo que te amo! Qué historia, la narrativa, la ilustración. Gracias por la magnífica crónica, gracias.

    P.S. No soy clefera.

    Me gusta

Deja un comentario, no sea timido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s