Archivo de la etiqueta: Parque Nacional Madidi

57. Las Confesiones De Un Guardaparque: El Caso Madidi

Autor: El Que Entrevista

  • Nombre: Señor X (ficticio)
  • Institución: Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Bolivia)
  • Breve descripción: Guardaparque del Area de Manejo Integral y Parque Nacional Madidi desde el 2003. Trece años de experiencia.

Entrevista realizada el 25 enero del 2016 en el pueblo de San Buenaventura, Departamento de La Paz , Bolivia


“Guardaparque: Mi  nombre es Señor X, estoy trabajando en el parque durante trece años. Provengo de La Paz.

Para nosotros es grato recibir a todo los que quieran hacer estudios en las áreas protegidas porque esto va a beneficiar las potencialidades que tenga el área. Bienvenidos

Seguir leyendo 57. Las Confesiones De Un Guardaparque: El Caso Madidi

34. Alto Madidi

Autor: Jóven Sin Ideal N°55


A comienzos de los setentas, durante el gobierno de Torres, el ex diputado por Trinidad y La Paz, Germán Vargas Martínez, fue tomado como preso político y posteriormente confinado, junto a otros siete dirigentes, a Alto Madidi.

En el pasado ese lugar servía de sede de un destacamento militar que no duró mucho, pues los pobres soldados fueron diezmados a por la espundia, picadura de un insecto que al infectarse produce una especie de gangrena, corroyendo la carne y al mismo tiempo el hueso.

11215118_1626524944270191_2511498849907264981_n.jpg

No obstante, para cuando llegó  Martínez, la zona se había convertido en un campo de concentración política en medio de un territorio inhóspito, donde el hombre todavía no había podido dominar a la naturaleza.

Para su suerte, el ex-diputado no sufrió el mismo destino que los individuos del antiguo destacamento militar. Logró sobrevivir al confinamiento y plasmó  la experiencia en su libro Alto Madidi (1973) en donde resalta, entre otras cosas, la diversidad del lugar y el poder de la naturaleza:

Cuando nos dirigimos al rió con la intención de bañarnos, nuestro custodio nos advirtió: aquí hay palometas o pirañas, peces pequeños que con su doble hilera de dientes filísimos, dan cuenta en pocos minutos de hombre o animales que se introducen en el agua con cualquier herida que derrame sangre, dejándoles el blanquecino esqueleto como un recuerdo para charlar” (:27)

Seguir leyendo 34. Alto Madidi